Crossfit aporta beneficios tanto mentales y físicos, ya que refuerza implícitamente la autoestima, la confianza en si mismo, prevención de enfermedades (cardiacas, la obesidad, la diabetes, etc.) reducción del estrés, la ansiedad, la depresión y de tratamiento de cualquier afección que impida el buen funcionamiento social del individuo. También fomenta el trabajo en comunidad mediante su metodología, siendo un agente promotor de valores.